Alrededor del 40% de las flores en la industria comercial terminan en la basura, pero la diseñadora Cara Marie Piazza ve ese desperdicio como una fuente perfecta para sus tintes naturales. Utiliza algodón bambú y seda para confeccionar ropa que tiñe con tintes orgánicos.