Spread the love


Todos comenzamos el 2019 con nuevas pretenciones. Una de las mias es continuar concienciando o intentando aportar mi pequeño granito de arena respecto a las 3R . Para ello creo que es importante el no dejarnos llevar por el cosumismo (ya que estamos en fechas de rebajas y hace una semana atrás se estaban comprando regalos de Navidad, amigo invisible, Reyes…😓)
Os dejo un interesante artículo para recapacitar sobre nuestro comportamiento como sociedad.

En la sociedad actual consumimos de forma obsesiva. De hecho, en muchas ocasiones no compramos productos porque realmente los necesitemos, sino porque nos hemos acostumbrado a hacerlo. Esta conducta la podemos observar sobre todo con la ropa. Y es que por muy llenos que tengamos los armarios, seguimos comprando temporada tras temporada, sobre todo ahora que tenemos a nuestro alcance multitud de marcas low cost.

La sociedad está disconforme con su situación

Tal y como explican en el artículo “Are we consuming too much?” de Quartz, que los libros que incitan a las personas a tirar todo lo que poseen y a vivir con lo mínimo se encuentren entre los más vendidos, es una indicador claro de que estamos consumiendo demasiado. De hecho, las familias nunca han tenido tantos bienes materiales como ahora. Eso sí, en general, la población está desconforme con su situación. Esto se debe a que nuestras expectativas sobre lo que deberíamos poseer han aumentado, mientras que los ingresos se han mantenido o, incluso, han disminuido.

La calidad de vida ha aumentado

A pesar del descontento de la población, no hay dudas de que la calidad de vida está aumentado: vivimos más años, tenemos más tiempo libre, disfrutamos de más lujos que en cualquier otro momento de la historia… En el artículo que antes te comentábamos ponen el ejemplo del aire acondicionado, que hace 30 años era un lujo y hoy prácticamente se ve como una necesidad. También podemos destacar el caso de los televisores en color. Mientras que en la década de los 80, solo el 40% de los hogares pobres tenía uno, hoy en día casi el 70% de estos hogares tienen, al menos, dos. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que consumimos porque creemos que este consumo es el que nos permite vivir con el mínimo de calidad que exige la sociedad.

 

Precios más económicos

Otra de las razones que podría explicar por qué somos más consumistas es que, en general, muchos productos podemos encontrarlos a precios más económicos. Eso sí, esto no ocurre con algunos bienes de primera necesidad, como los que están relacionados con la educación y la sanidad. Además, gracias a Internet, hoy en día podemos comprar de forma más sencilla. Y aunque no lo creas, no solo la clase media se siente abrumada por tener que pagar por todas las “necesidades” de hoy en día. Tal y como explican en Quartz, algunas personas acomodadas han admitido que se sienten asfixiadas al no poder pagar sus necesidades.

Tiempo libre y bienes materiales

Muchos economistas consideran que el descontento de la población tiene que ver con que la gente es feliz cuando tiene dos cosas: tiempo libre y bienes materiales. Sin embargo, en la mayoría de casos combinar ambas cosas es complicado, ya que para poder tener muchas cosas hay que poder mantenerlas y para ello hay que trabajar más, lo que supone tener menos horas para disfrutarlas.

Vía: https://www.eaeprogramas.es/blog/por-que-somos-cada-vez-mas-consumistas